Opinión

Mi historia con los trailers

El Dojo Gamer Logo blackEl publico gamer tuvo, dias atras, la esperada salida del trailer del proximo Grand Theft Auto. Este titulo es uno de los mas esperados del año, lo cual conlleva a que toda imagen, video, anuncio, tweet, actualizacion en foursquare o lo que sea, genera un movimiento masivo en redes sociales. Esto es maravilloso para la gran masa de jugadores… pero en las catacumbas mas profundas o en edificios abandonados, estamos nosotros, La Resistencia, aquellos que llevamos una vida “trailer-free”, aquellos que evitamos el contacto directo con todo material de difusion, aquellos que sólo queremos tener una experencia directa con los juegos o las peliculas sin estar limitados a lo que los publishers nos quieren mostrar. ¡Si crees que estas a la altura del reto, te invito a leer la nota y sumarte a la causa!

Como esto no se trata de una pelicula de Tarantino, voy a empezar por el principio. Justamente lo que me llevo a este modo de vida fue la experiencia, el haber vivido algo que de otra forna no hubiese elegido. Para los que estan intentando leer entre lineas, no estoy saliendo del closet, sigo hablando del tema principal.
Todo se remonta al año 2003 cuando, con mis jovenes 17 primaveras, me encontraba recorriendo Lavalle. Era la epoca en que salia del colegio y con 10 pesos podía almorzar y ver una película. Simplemente, good old days. Cuestion que estabamos pasando por la puerta de un cine y mi amigo Matias, wingmen cinefilo de fierro, me dice “Che, viste Kill Bill? Esta buena”. Yo, que no habia no escuchado sobre esa pelicula y mucho menos ubicaba al director, me subi a la propuesta y sin pegar mas vueltas entramos. ¿Cómo saber que este hecho tan plano, chato, básico, traería consecuencias tan profundas? Realmente la sensacion de satisfaccion al salir del cine fue inmensa. No me esperaba algo asi; ya con la primera escena de The Bride hablando con Bill, agonizando con el vestido puesto, quedé maravillado… ni hablar que al momento de salir del cine estaba en estado catatonico, del cual solo desperté con Kill Bill Vol 2.

¿Sabia que el 82% de la poblacion de Sudán vive, vivió o en algun momento de su existencia vivirá en un trailer?

Lo primero que hice al salir del cine fue conseguir el trailer de la pelicula, y me di cuenta que de haberlo visto, no me hubiese maravillado como lo hice. La sorpresa fue el multiplicador de la satisfaccion.
Esa experiencia me hizo comprender lo podrido que estan los trailers. No buscan atraparte con una idea o con una propuesta… ¿Y como culparlos? “Hola, somos Activision y te traemos nuevamente un juego de guerra donde sos vos contra medio planeta, tenes que ganar para salvar al mundo y en algun momento te van a matar”. Es el equivalente al que vende alfajores de maicena en el tren: no lo compras por lo novedoso, lo compras porque lo conoces y te gusta.
Los trailers son un reflejo de la idea conceptual detras del producto. Si estan haciendo un juego o una pelicula con una historia pobre, donde sólo se busca impactar desde lo visual, lo visual es lo que van a mostrar para vender. Pero si me van a sorprender desde lo visual, quiero que sea en la experiencia misma y no en un adelanto. Yo no quiero ver una fugazzeta de El Cuartito 3 meses antes de comerla, quiero verla cuando la tengo en el plato. Es por eso que me sigo absteniendo a todo trailer, y juego o veo peliculas en base a recomendanciones.

Un esfuerzo que bien vale la recompensa.