DestacadosHands-OnInformesReviews

[Review] Prince of Persia

Es un tiempo de cambios y mejoras, y si bien el príncipe todavía no vio muchas, este nuevo reinicio de la saga de Prince of Persia marca un completo cambio de perspectiva. Las opiniones actuales son muchas y se manifiestan a medida que se avanza en la trama de esta nueva entrega. ¿Es un buen juego? ¿Es un mal juego? ¿Es simplemente uno más? ¿Es tan repetitivo como se dice? Es hora de iluminar las sombras.

En primer lugar, creo que es válido aclarar mi punto de vista. Para mí este Prince of Persia es genial. No es lo innovador ni lo bueno que es Sands of Time, no es lo complicado, rápido y frenético que es Warrior Within, ni es lo suave pero efectivo que es Two Thrones, es algo más y algo menos a la vez. Luego de este comentario en el cual no les dije absolutamente nada, pero ustedes ahora piensan que soy un tipo realmente profundo, es momento de empezar a catalogar lo bueno y lo malo de Prince of Persia en su edición 2008. Por un lado tenemos a este nuevo Prince, con un look menos naive, con más experiencia, y bastante ridículo. Por el otro, reemplazamos a Farah por un nuevo personaje femenino, Elika.

El Principe no anda con cosas chicas
El Principe no anda con cosas chicas

La princesa Elika constituirá un poderoso aditivo en esta nueva saga, siendo la persona que actuará como un salvataje de último momento en caso de que estemos por morir en una batalla o simplemente cayendo de grandes alturas. Y este es el punto más importante quizá de este nuevo juego del Principe: no hay forma de morir. No hay pantallas de game over, ni posibilidades de perder nuestro progreso por morir sin haber guardado. Elika es quien, si estamos cayendo, extenderá su mano mágica para salvarnos. Sí, ella puede usar magia. Y este poder de ella es el que nos permitirá realizar algunos de los nuevos movimientos del Principe. Por ejemplo, en un salto demasiado largo, podemos llamar a Elika para que nos dé un empujón, logrando una especie de doble salto. También está disponible para ser usada como una habilidad más en medio de una pelea, logrando con ella hacer combos de más de siete u ocho golpes, e incluso hay quien dice que más.

De lo groso que soy, te dejo un lindo wallpaper
De lo groso que soy, te dejo un lindo wallpaper

En cuanto al príncipe, sigue siendo igual de ágil y posee nuevos movimientos. Todavía es posible caminar por las paredes, y ahora, debido a que posee un guante de hierro con garras puede, en muy cortas distancias, pasar de una plataforma a otra agarrándose de los techos. También, gracias a la ayuda del guante, le es posible sujetarse a las paredes y deslizarse por ellas.

Con los personajes ya más tenidos en cuenta, es posible contar, por lo menos, como empieza esta nueva aventura. Había una vez un Príncipe, que no tiene otro nombre más que Príncipe, que se pierde en una tormenta de arena y se encuentra con una princesa llamada Elika. Esta princesa le solicita que la acompañe hasta un gran templo donde su padre libera a un enorme Dios de la oscuridad dispuesto a reventar todo lo que se encuentre a su paso para ser libre. Al ser liberado, Ahriman -tal es el nombre del Dios- riega la corrupción por el reino y libera a sus mejores cuatro corruptos. Es entonces que Elika explica que, para volver a encerrar a Ahriman, es necesario restaurar cada sector del reino a su estado anterior, debilitando el poder de los cuatro corruptos, logrando así derrotarlos.

Para poder avanzar entre zonas, es necesario activar nuevos poderes, los cuales son conseguidos por Elika en el templo. Estos harán a ambos capaces de realizar cosas como volar, o correr por cualquier superficie, por un corto tiempo y de manera bastante lineal. La única forma de conseguir estos poderes es restaurar las diversas zonas del reino. Una vez hecho esto, la corrupción cederá y dará paso al color, las flores y los pajaritos, además de unas esferas de luz que debemos juntar para desbloquear los nuevos poderes. Esto resume cada nueva zona corrupta a dos pasos, que se repetirán durante todo el juego: Primero, de manera muy lineal, llegar hasta la zona a curar, tener una breve pelea con el Corrupto de turno, y curarla. Paso dos, volver a recorrer el área, ahora sana, para recolectar todas las bolitas de luz posibles. Esto hace al juego repetitivo y fácil en muchos aspectos y niveles.

Le doy.
Le doy.

Lo que hace a este juego realmente digno de ver es, sin ánimos de plantear una redundancia, su imagen. Gráficamente, Prince of Persia es un estallido visual. Sus modelos estilo cel shader, su gran colorido, la iluminación, hacen a este juego una maravilla gráfica y le dan un atractivo visual muy impresionante. Las áreas corruptas plantean grandes tonalidades de gris, marrones y negro, mientras que las zonas sanas tienen un colorido y una capacidad visual muyairconflicts_pacific_carriers-REVIEW-Puntaje llamativa. Realmente es lo que más llama la atención a la hora de plantearse a entrar al juego. Y por otro lado, la música, que dice “Me quiero parecer a Laurenz de Arabia” por todos lados, hace ameno el recorrido por los diversos paisajes del juego. Los combates, aunque escasos, tienen un tono cinemático, combos muy elaborados y una gran animación, que, acompañados por los diversos efectos visuales aplicados al juego y la música perfectamente planificada, se tornan en lo más divertido del juego.

El último punto fuerte del juego es la historia. La forma en que está planteada, y sin ir más lejos, el final del juego, es realmente un buen tono de color a seguir. Resumiendo, Prince of Persia me resultó un juego entretenido. Una gran imagen, una calidad musical impresionante, un nuevo sistema de combates y una gran variedad de puzzles, lo hacen llamativo y lo convierten en una buena opción. Por otro lado, para los que tienen poca paciencia, no les gusta repetir acciones a lo loco o simplemente no son afines de la saga, no pireden nada si deciden pasarle de largo al título.

Plataforma utilizada para el testeo: Playstation 3

4 comentarios

Comments are closed.