[Review] Drakengard 3

Por EDG EIC @EDG EIC
04 de junio, 2014

El grupo de desarrollo original de la franquicia Drag On Dragoon (o Drakengard) volvió a retomar el mando de Drakengard 3 tras haber desarrollado el tanto curioso como interesante NIER, publicado tambien por Square-Enix hace ya unos cuantos años. Habiendo jugado tanto Drakengard 2 como el original en sus respectivas consolas, el término que se me viene a la mente es aggiornado; un hack-slash old-school pero traido al 2014 sin perder esa esencia que lo hace un gameplay más clásico. Mi problema con este tipo de actualizaciones a la fórmula es que no suele funcionar del todo la mayoría del tiempo, y Drakengard 3 me dejó sensaciones encontradas en esta actualización.

Drakengard 3

Drakengard-3-REVIEW-000

Partamos de la base, la historia, y para saber que tan japonés es este juego hace falta una timeline imposible de seguir. Para hacerlo fácil Drakengard 3 es la precuela del primer juego y entre sus múltiples finales está la posibilidad de llegar a algo que se parece al comienzo de la historia del juego inicial, aunque está claro (o en realidad no) que los tres juegos transcurren en un mismo continente pero en lineas de tiempo alternas. Si no entendieron la realidad es que no importa mucho… Drakengard 3 arranca 100 años antes que el primer juego y cuenta como tras años de pelea entre los lords del continente, cinco diosas descienden del cielo y haciendo uso de magia provista por el poder del canto traen la paz a los humanos. Es imposible determinar cuanto tiempo después, ya que el juego hace lo imposible para contar lo menos posible, que Zero la más poderosa de las hermanas decide matarlas a todas y robar sus poderes. 

Drakengard-3-REVIEW-001
Drakengard-3-REVIEW-002 Drakengard-3-REVIEW-003

Controlando a Zero rápidamente descubrimos que “estamos en falta”, somos el enemigo de la humanidad y estamos siendo manipulados por una flor que es la que genera este poder mágico. Lo que también aprendemos es que cada una nuestras hermanas (llamadas, One, Two, Three y Four), tienen criaturas a su disposición, pero por algún motivo sólo nosotros podemos invocar a un Dragón. En la misión que oficial de prólogo vemos lo capaz que son estas criaturas, con el único detalle que Michael nuestro dragón blanco es asesinado por las Intoners y en ese ataque feroz también perdemos un brazo. Tras meses de recuperación tenemos un nuevo Dragón a nuestra disposición (Mikhail) un dragón muy infantil que todavía no sea ganado el respeto de Zero.
La idea general del juego es pasear por el continente y matar a cuanta persona se nos cruce, siempre dividido en misiones, y así poder desafiar a nuestras hermanas. Con cada victoria Mikhail se hará más fuerte y además abosrveremos la magia de esta persona, y esto se reduce a dos cosas: en primer instancia podemos hacer uso del aprendiz que acompañaba a la Intoner vencida y en segundo lugar hacer uso de un nuevo estilo de arma.
Decir que el juego es un musou light es una bonita forma de explicar la mitad del juego. Si bien no hay cientos de enemigos cuando luchamos a pie podemos encontrarnos con varias decenas a la vez y eso aplica -en cierta forma- a ese estilo de juego e incluso los cuatro tipos de armas, ataques, y combinaciones operan como un musou con muchas de sus similitudes en el combate: En primera instancia los combos son fijos al tipo de arma y no a la variación de un tipo de arma, y como ya en varios Dynasty Warriors se puede cambiar activamente de arma. Podemos subir de nivel (y esto modificará nuestros stats base) y hasta podemos comprar armar y mejorarlas. La segunda mitad del juego ocurre con Mikhail, y lo manejaremos como en un juego de aviones. Es gratificante subirse encima de este pequeño -en comparación a Michael- animal y disparas bolas de fuego contra cualquier enemigo.

Drakengard-3-REVIEW-004
Drakengard-3-REVIEW-005 Drakengard-3-REVIEW-006
Drakengard-3-REVIEW-007 Drakengard-3-REVIEW-008

Drakengard-3-REVIEW-PuntajeLa jugabilidad es tosca, pero fiel a la franquicia cosa que, para los que venimos del juego de Playstation 2 es, casi melancólico. Los combos rara vez se pueden interrumpir a mitad de camino y el supuesto bonus que se nos otorga por ciclar las armas de manera correcta hace que sea poco necesario. Gráficamente el juego es correcto, aunque siempre hablamos dentro del género. Exceso de sangre es lo que les puedo asegurar que van a ver en el juego… Zero se baña -literalmente- en la sangre de sus enemigos tras vencer a un grupo de enemigos y no parece molestarle. Si hay algo que hay que reprocharle a esta localización es sin duda el voice acting, no lo digo siquiera a nivel técnico sino a las voces, pero siempre se puede evitar. Drakengard 3 es especial, es un juego que pretende ser una evolución natural de un musou, pero siempre limitado a estar atado al pasado. Quizás es por que toca algunas fibras melancolicas, pero no es un juego para simplemente descartar, aunque están avisados de lo que se pueden llegar a encontrar

Plataforma utilizada para el testeo: PlayStation 3

 

TRAILER

Developer:
Publisher:
Score
75
Platforma