[REVIEW] Final Fantasy XIV: Stormblood

Por Jonathan Bordon @stdio.h
31 de julio, 2017

FFXIV: Stormblood parece a simple vista una expansión normal. Un par de nuevas clases, un par de nuevos hubs para quests, raids, un avance en la historia principal,un nuevo level cap, una nueva forma de movilidad tenemos y expansión. No?


Ese seria el caso si FFXIV: ARR fuera un MMO cualquiera. Con un énfasis en lo narrativo, como siempre, Stormblood vuelve a poner el foco en el conflicto contra el imperio de Garlea. La ciudad de Ala Mhigo es invadida, y el héroe de la luz y su diversa banda de compañeros aventureros forma un plan para liberarla. La historia presenta algunos momentos dramáticos de un impacto pocas veces visto en un mmo. Digo pocas, pero honestamente no puedo pensar en ningúnMMO con momentos como los que presenta SB. La única referencia que se me ocurre viene directamente de la saga de final fantasy, pero nombrarla seria un spoiler en si. De mas esta decir que la historia es atrapante, y excelentemente armada.

El único problema con la historia es la cadencia, como siempre sucede en losMMO. Para llegar a jugar la próxima quest, hay que tener un nivel especifico, y raramente podemos jugar dos quests de historia consecutivas, a menos que hayamos subido mucho de level antes de empezar la cadena. Esto no es un problema exclusivo de esta expansión o de este juego, sino mas bien una característica del genero, pero no deja de ser una molestia cuando uno quiere disfrutar la historia que Yoshida-san y su equipo trabajaron tanto para contar.


Para subir de nivel, como siempre en ARR, tenemos las Levequest (pequeñas quests repetibles en FFXIV donde “matamos X de tal bicho”) o algunas cadenas de sidequests con sus pequeñas historias que suelen ser “anda a buscar este item” o “conseguí 10 de este item matando X bicho”. En comparación, las sidequests suelen ser bastante aburridas, y esto es algo que el equipo de square podría mejorar para la proxima expansión. No da que el Héroe de la Luz, campeón de la gente y elegido del cristal mágico omnipotente ande haciendo de cadete para cualquier granjero que tenga 20gil y 1000xp para pagarle. En definitiva, la manera mas efectiva y congruente con la historia para subir de nivel suele ser hacer dungeons, o en su defecto pvp.

Si bien las sidequests no son lo mas entretenido, las zonas donde se realizan las mismas y las quests principales son una de las mejores características de esta expansión. Inspiradas en la cultura asiatica, las estepas de Azim, con su sabor mongol, Yanxia con su influencia china y el nuevo hub principal de Kugane, una hermosa ciudad portuaria que homenajea al japon feudal, estas locaciones brillan por su nivel de detalle y su diseño, como sucede siempre en ARR. El ambiente en esta expansión es un cambio muy marcado de las frías vistas de Ishgard en Heavensward.

Y ya que estamos comparando con la expansión anterior, no estaría de mas hacer mención del nuevo tipo de movilidad que viene con SB. En HW se introdujo la modalidad de vuelo en monturas, mientras que en SB, si bien podemos seguir “atuning” aetherflows y volar por las zonas de quests de los nuevos mapas, ahora también podemos nadar y explorar bajo el agua. Es un muy linda idea, pero lamentablemente no esta bien aprovechada. La mayoria del tiempo explorando las profundidades, uno esta yendo a buscar un item para alguna sidequest, pezcando o simplemente descubriendo el mapa. No hay nada muy interesante para hacer, por ahora, si bien las zonas subacuáticas se ven fantásticas. No puedo evitar comparar esta modalidad con la del GW2, donde no solo podíamos nadar, sino que también teníamos un set entero de skills para combate subacuático. En mi opinión, este es el punto mas flojo de la expansión.

SB trae consigo dos clases nuevas, Red Mage y Samurai. Ambas son dos clases largamente esperadas por la comunidad, especialmente el Red Mage, y despues de llevar a uno a lvl 70, debo decir que valió la pena la espera. La clase combina las energías utilizadas por el white mage y el black mage para activar ataques de alto daño acumulando energías con cada hechizo lanzado para terminar con ataques cuerpo a cuerpo cargados de magia. El samurai, por otro lado , es claramente un luchador melee, con habilidades orientadas a realizar mucho daño en corto tiempo. Ambas clases son divertidas, si bien considero que el RM es la mas innovadora en cuanto a mecánicas de juego. Como siempre, cada job tiene su propio quest line con su propia historia y ambas clases no bajan la vara que square puso bien alto con el re-lanzamiento de FFXIV. Todo bien square, pero nunca vas a superar la historia del black mage.

Con muchos problemas de servidores, avisos de ataques ddos a square y colas largas para entrar al juego, los primeros días probando la expansión fueron complicados, pero honestamente el mayor problema con las esperas era que realmente quería jugar! Final Fantasy: Stormblood es una gran expansión de un gran juego, que mejora en casi todos los aspectos a su predecesor (Heavensward) y continua de manera directa la historia de ARR. Si bien no termine todo el contenido disponible, planeo seguir jugando incluso una vez terminado este editorial. Esta expansión confirma a FFXIV como uno de los mejores MMOs contemporáneos, compitiendo arriba de las listas con el gigante de blizzard. Si, tiene algunas cosas para mejorar, pero con el historial de este equipo de producción no me cabe duda de que iremos viendo mejoras a medida que salgan patches. El día que square haga un rework del sistema de quests, FFXIV pasa a ser un 10.

Developer: Square Enix
Publisher: Square Enix
Score
90
Platforma

Leave a comment