[REVIEW] Tom Clancy’s Ghost Recon Wildlands

Por Jonathan Bordon @stdio.h
11 de marzo, 2017

Por primera vez en su historia un juego de la veterana franquicia Ghost Recon, se traslada al modelo Open World, modelo de juego que Ubisoft perfecciona con cada nuevo lanzamiento.  Esto realmente es una bocanada de aire fresco para la saga que no ve un nuevo juego desde el Future Soldier en el año 2012. Acompañennos al gigantesco y climaticamente variado Bolivia para saber si este juego es un digno exponente de la saga.

 

Como buen juego de la saga Ghost Recon, Wildands nos mete de lleno en un terreno problemático invadido por mala gente que necesitan ser eliminados de forma mas eficientemente posible. Esta vez, la acción nos lleva a Bolivia -si, el país de América del Sur- donde nos encontramos que el cartel Santa Blanca ha logrado desestabilizar la región y han logrado amasar una inmensa cantidad de poder que hace que el gobierno de los Estados Unidos, envíe a los Ghosts para destruir al cartel.
El cartel de Santa Blanca es liderado por un personaje llamado El Sueño, que tiene a su disposición toda una organización dividida en cuatro áreas:

  • Seguridad: El ejército de sicarios que se encargan de proteger los intereses del cartel por medio de la violencia, tortura y eliminación inmediata de cualquier amenaza
  • Producción: Una red de plantaciones de coca y laboratorios clandestinos.
  • Contrabando: Los encargados de transportar el producto al resto de Sudamérica, México y los Estados Unidos.
  • Influencia: Son la voz del cartel, una serie de importantes miembros de la sociedad como comunicadores de televisión/radio, políticos y líderes religiosos que se encargan de hacer contactos y ganarse al pueblo.

El ciclo comienza con una búsqueda caza del jefe de la zona. Cada provincia tiene uno y para aprender la identidad del mismo para hacerlo/hacerla/hacerlos de sus escondites, necesitamos completar de 4 a 6 misiones. Estas son una rotación entre: hacer explotar un objeto (equipamiento, container de cocaina), extracción e interrogación de un objetivo de alto valor (un asistente o familiar del jefe), robar o fotografiar algo (puede ser un auto o documentos) o simplemente matar a alguien. Este es el punto mas flaco del juego, podemos avanzar como queramos a través de las diversas provincias que tenemos a nuestra disposición pero siempre caeremos en alguna de esas misiones. A nivel dificultad, los enemigos no varían mucho así que si queremos un verdadero desafió, deberemos incrementar la dificultad del juego.

Como todo Ghost Recon, las armas se pueden modificar pieza por pieza lo cual ayuda que el manejo/daño de la misma sea cambiante conforme vamos encontrando nuevas partes. La suba de nivel es algo interesante a tener en cuenta, ya que por un lado es “lineal”, es decir, hacemos una misión y recibimos experiencia que nos hará subir de nivel y al completar uno, se nos otorgará 2 puntos para utilizar en algún talento disponible (que puede ser desde disparar mejor desde la cintura, visión nocturna, resistencia a las balas); por otro lado, podemos conseguir puntos de experiencia que se encuentran dispersados por todo el mapa -Exactamente como en Watch Dogs 2-. Pero no solamente utilizaremos nuestros puntos y nivel para desbloquear, necesitaremos suministros que iremos encontramos en puntos de vigilancia/casas/laboratorios a lo largo del mapa. Esto ultimo es un gran cambio ya que no nos obliga a jugar la historia principal para conseguir nuevas cosas ya que podemos deambular por el mapa buscando tanto como los suministros como los puntos que necesitemos.

Tom Clancy’s Ghost Recon Wildlands es un buen juego siempre y cuando se juegue de manera cooperativa con amigos. Jugarlo solo hace sentir una cosa que es cierta: las misiones y objetivos son siempre los mismos, la AI tiene comportamientos erráticos y puede arruinarnos una misión que queríamos hacerla con puro sigilo, los personajes no generan la mas mínima empatia ni se puede pasar muchas horas dentro del juego no reconociendo a quienes hablan. Si se quedan con estas ultimas lineas, pensarán que el juego no fue de mi agrado, al contrario. Es un muy buen Open World, como buen Ghost Recon el nivel de configuración de las armas es extenso y un sistema de habilidades no completamente atado a la suba de nivel hace que podamos encarar el juego de la forma que queramos. Así que para concluir, si quieren jugar, háganlo con amigos.

Developer: Ubisoft
Publisher: Ubisoft
Score
80
Platforma